El suelo en el cuarto de baño

El suelo de un baño es más importante de lo que parece ya que el espacio suele ser reducido y debe aprovecharse al máximo. De tipo de revestimientos, hay propuestas muy variadas que van desde las clásicas baldosas hasta suelos resistentes a la humedad.
Cuando con el paso del tiempo el suelo se desluce, quedando poco atractivo, llega el momento de cambiarlo. Optar por suelos de azulejo es una interesante solución, pues en el mercado hay gran variedad de tamaños, formas y colores. Para aportar un ambiente cálido en el baño es ideal un revestimiento de madera. Aísla del frío y bien cuidada puede durar toda la vida. 


Una opción más acertada es el suelo radiante, un mecanismo de climatización mediante el cual se pueden conseguir temperaturas óptimas para cada época del año. Su eficacia reside en su método de funcionamiento y el lugar en el que se instala: bajo el suelo. El suelo radiante puede servir tanto para refrescarnos como para dar calidez a nuestro hogar.