Pequeños grandes detalles: El espejo en el cuarto de baño

Una mampara en la ducha y un espejo aportan ligereza y amplitud en el espacio

La decoración del cuarto baño puede ser tan variada en su estilo como la de una cocina o un salón, pero al ser uno de los espacios más reducidos merece una atención especial porque los detalles son los que marcan la diferencia. 

Hoy queremos hablaros de la elección de un espejo. Los espejos de baño pueden variar tanto en su tamaño como en su forma, ya que si bien en muchos lavabos optamos por un modelo que sea cuadrado y de dimensiones considerables, en otras podemos elegir los modelos redondos que son quizás la mejor opción para aquellos cuartos de baño más reducidos. 

Últimamente se han puesto de moda todo tipo de espejos que cuentan con otras formas a las antes mencionadas y que pueden ser ondulados o de figuras geométricas.

Los espejos para el baño también pueden variar en el hecho de que algunos de ellos cuentan  con una iluminación propia ya que suelen incluir bombillas, como las luces LED.

Los estilos decorativos van cambiando y si bien antes se tenían espejos en los que sólo podías ver tu rostro, en la actualidad podemos encontrar incluso baños en los que hay un espejo mucho más grande, que abarca mayor espacio en la pared y que permite vernos de cuerpo entero.