Un baño saludable, una casa sin alergias

Las personas alérgicas deben tener especial atención a la decoración y a la limpieza de su hogar. No hay que olvidar que hay zonas propicias a la acumulación de ácaros, hongos y demás alérgenos. Un ejemplo: el cuarto de baño. 

El ambiente húmedo y cálido de esta estancia de la casa resulta ideal para la proliferación de ácaros y de moho, ya que estos alérgenos aumentan en ambientes húmedos.  


Si se dispone de ventana en el baño, es conveniente abrirla para facilitar una buena ventilación después de ducharse o bañarse. 

También es aconsejable no dejar secar las toallas dentro del baño ya que aumentan la humedad ambiental; mejor dejarlas secar en el exterior o usar una secadora. 

Además, es preferible usar alfombras de algodón lavable en lugar de alfombras de pelo.