La Bienal de Arquitectura de Venecia: una excusa para seguir explorando


Hoy comienza la 13ª Exposición Internacional de Arquitectura-La Biennale di Venezia, muestra que se alargará hasta el 25 de noviembre. Según explica el diario Hoyesarte, el pabellón español quiere aprovechar esta cita para ofrecer a sus visitantes una experiencia arquitectónica intensa que les permitirá adentrarse en la intimidad de los proyectos y métodos de investigación que los arquitectos españoles tienen actualmente sobre la mesa y en vías de construcción.
En el pabellón –promovido por el Ministerio de Fomento con la colaboración de Acción Cultural Española (AC/E) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el desarrollo (AECID)–, siete instalaciones, correspondientes a cada uno de los siete equipos participantes, mostrarán los procesos científicos que buscan el equilibrio entre las ideas y su necesaria materialización, trascendiendo los productos acabados para dar acceso a las razones y emociones que los han hecho posibles, a las versiones incompletas, a las referencias de las que se nutren y a los hallazgos.
Seguir explorando
Las instalaciones, lejos de representar certezas, servirán de excusa a los distintos equipos para seguir explorando, testar sus ideas y construir prototipos de sus obras en curso, compartiendo así su ámbito de trabajo más vivo.
Las imágenes, obras, bocetos y objetos fruto de estas investigaciones se exhibirán en el pabellón como información en crudo, sin aderezo, reunida en un espacio en construcción, como lo es un laboratorio o un estudio de arquitectura; que invitará al visitante a leer entre líneas y buscará provocar el aprendizaje. Y en esta atmósfera de creatividad e invención convivirán muy diversas aproximaciones y entendimientos de lo que es y puede ser la arquitectura.
SPAINLAB, la apuesta de los comisarios y también arquitectos, Débora Mesa y Antón García-Abril, que han apoyado las instituciones promotoras y patrocinadoras de la muestra, surge con una estrategia clara: demostrar que el verdadero valor de las obras no está en la imagen final que representan y que el futuro de la arquitectura española pasa por el apoyo y la protección de los procesos de investigación personales.