10 cualidades que convierten una casa en la casa perfecta


Antes de empezar a decorar un hogar, hay que encontrarlo. Y ese proceso de buscar casa no es fácil. Como comentan desde el idealista.com, son muchas las variables que hay que tener en cuenta. Y más aún si pensamos que tal vez un día estaremos al otro lado intentando vender nuestra casa a unos nuevos propietarios.

En este sentido, el portal norteamericano Zillow, plantea 10 cualidades o condiciones que debería tener una vivienda para ser una buena vivienda. ¿Qué opináis vosotros? ¿Cuáles son más importantes para vosotros? ¿Añadiríais alguna otra?
1.    Localización, localización y localización
Las famosas tres "L" del mercado inmobiliario. Probablemente no hay nada más importante para una vivienda cuando vas a venderla. Puedes tener la peor casa del mundo con la peor cocina o baño, pero si está bien situada la venderás (siempre que tenga un precio lógico). Pero la localización no sólo es un buen distrito, es importante la localización dentro de un distrito, de un barrio, de un bloque de viviendas y de un vecindario.
2.    Cercanía de colegios
El tener colegios cerca es también un valor añadido a una casa. Muchas veces incluso, los compradores inician su búsqueda alrededor de un colegio determinado donde van o esperan matricular a sus hijos.
3.    La posición de la vivienda en el edificio o urbanización
La ubicación de la vivienda dentro de la urbanización o del edificio también es importante. No es lo mismo ser exterior con vistas a la calle que a un amplio patio interior, ni vivir en una posición tranquila o encima del cuarto de basuras o cuarto social que provocará tener más olores o ruidos respectivamente. Igualmente, la orientación sur suele ser la más deseada por la luz y también es importante conocer las vistas desde las estancias principales, la altura de la vivienda, etc.
4.    Seguridad del vecindario
Una vivienda amplia o de buenas calidades en un barrio problemático se devalúa. Consultar los alrededores, las cifras de criminalidad o la vida nocturna antes de comprar una casa puede ser una buena idea.
5.    Servicios accesibles a pie
El poder ir a pie a numerosos servicios se está convirtiendo en un factor clave en el proceso de búsqueda de una vivienda. La gente quiere una vivienda desde la que pueda ir andando a comprar y al colegio. Adquiere muchos más puntos si además permite llegar andando al trabajo. Tener una casa con estas características nos permitirá además ahorrar dinero en gasolina y tiempo en desplazamientos.
6.    Los vecinos
Puedes haber encontrado la casa perfecta, en la mejor calle, en el mejor distrito escolar y en una urbanización estupenda, pero aun puedes encontrar circunstancias fuera del control del anuncio que arruinen tu vivienda. Además de visitar el vecindario por la mañana, por la tarde y por la noche, asegúrate de que los vecinos más cercanos son lo suficientemente agradables como para mantener una convivencia adecuada.
7.    No ser la mejor casa del edificio
El potencial de crecimiento de tu inversión será reducido y tampoco es bueno tener la mejor vivienda, porque estarás rodeado de viviendas peores y puede ahuyentar a futuros compradores. Se suele decir que es mejor comprar la peor casa del mejor bloque, porque podrás hacer en ella mejoras y darle valor añadido.
8.    No necesita reparaciones
Si vas a comprar una casa que necesita hacer obra para vivir, asegúrate bien que sabes dónde te estás metiendo. Haz el trabajo por adelantado y asegúrate de que puedes ampliar la vivienda, construir determinada terraza sin problemas o que las obras están dentro de tu presupuesto.
9.    Mantiene su valor
Un buen agente inmobiliario te podrá asesorar sobre los precios de la vivienda a lo largo del tiempo en determinada calle o urbanización y de cómo se comportaron en momentos adversos. Hay que ver también el potencial de inversión de la propiedad y estudiar fórmulas donde podremos darle valor a la vivienda.
10.  Impuestos y tasas
La mayoría de los compradores pasan por alto las cuotas mensuales relacionadas con una vivienda (comunidad, mantenimiento de zonas comunes o suministros, derramas, etc) o los impuestos de determinada vivienda o población (ibi). Hay que asegurarse de todos estos temas desde el principio y que luego no tengamos una derrama por el ascensor o por los vecinos morosos que nos estropee las finanzas previstas inicialmente.