Baños de color: conoce los beneficios de la cromoterapia para tu salud


Las medicinas alternativas empezaron a estudiar los efectos de los colores sobre la salud. Hoy en día, la cromoterapia es un complemento bastante habitual en tratamientos de relajación. Es fácil que en un spa encuentres espacios que utilizan los colores para generar sensaciones y diferentes estados.
Y es que, efectivamente, los colores tienen el poder de modificar el estado anímico de las personas, porque nuestro cerebro los interpreta como vibraciones electromagnéticas, y reacciona de forma distinta a cada uno.


Pero no tienes por qué reducir tus sesiones de cromoterapia a tus visitas a balnearios o spas, ya que la tecnología actual pone a tu alcance dispositivos que puedes instalar en tu propia casa, y muy efectivos.
Puedes encontrar cabinas de ducha con iluminación led de colores a elegir, o también puedes instalar un plafón de cromoterapia en tu ducha, con opciones de programación de colores e intensidades de luz cambiantes.

Propiedades de los colores

Aunque para elegir los colores, deberás tener en cuenta sus efectos y sus propiedades. Te damos algunas pistas básicas para tus inicios en la cromoterapia:


  • Rojo: Estimulante. Activa el corazón y el sistema nervioso. Aumenta la circulación sanguínea. Recomendado para personas tendentes al decaimiento. No recomendado para hipertensos.
  • Amarillo: También actúa contra los estados de decaimiento, pero de una forma menos estimulante que el rojo. A este color se atribuyen efectos favorables para el sistema digestivo, el hígado, la bilis y el páncreas. 
  • Verde: Es un color de efectos calmantes. Ofrece tranquilidad  y efecto refrescante. Es recomendado para combatir el dolor.
  • Azul: Es considerado un color frío, pero aporta serenidad. Relaja, despeja, combate el insomnio, el estrés y la excitación.
A partir de aquí, se pueden realizar combinaciones de colores y mezclas, que te aporten cualidades de unos y de otros. 

Ya sabes, ¡ponle color a tu baño y a tu vida!