Claves para mejorar el ahorro de agua este verano

El verano trae consigo un aumento del consumo de agua tanto en cocinas como muy especialmente en baños, sobre todo de los grifos, duchas o inodoros. Si contabilizamos la cantidad diaria que una familia de unos cuatro miembros puede gastar al día, la cifra alcanza la friolera de 150 litros. Esta elevada cantidad debemos intentar reducirla tanto porque nos supone un enorme ahorro de agua y dinero como para garantizar la sostenibilidad de nuestro entorno.
Precisamente por esto, te damos algunos sencillos consejos que te ayudaran a reducir tu factura de agua y a conseguir vivir en  equilibrio con el medio ambiente:



1.  Duchas cortas. Esta es una de las vías por las que se pierde más agua, ya que una ducha media consume en torno a unos 38 litros, por lo que muchos países ya han puesto a la venta cronómetros para medir el gasto. Estos se colocan en la propia ducha ya que son resistentes al agua y sirven para hacerte consciente del tiempo que llevas con el grifo abierto. Con este sistema conseguimos concienciarnos del enorme gasto de recursos y no alargar las duchas malgastando un bien tan preciado.

2. Revisa tus grifos y ciérralos si no los usas. Muchas veces mientras nos lavamos los dientes dejamos el agua correr, este es un error que debemos evitar ya que se pierde mucha agua. También debes comprobar bien que no goteen los grifos y en tal caso, repáralos cuanto antes. Unos elementos muy útiles y eficientes son los reductores de caudal que, a través de introducir aire en el agua, consiguen reducir el flujo de esta con un ahorro de hasta el 50%. También existen numerosos accesorios que te ayudarán a economizar como termostatos...

3. Instala en tu inodoro un sistema de doble descarga. Si tienes un mecanismo más antiguo que malgaste mucha agua en cada descarga, sustitúyelo por los nuevos tipos de cisterna  que ofrecen una descarga menor y  mucho más eficiente.

4.  Cuando sea posible reutiliza el agua sobrante, por ejemplo el agua procedente de la ducha que suele ser desperdiciada hasta que alcanza la temperatura buscada, puedes recogerla con un cubo para reutilizar después en el inodoro  o para regar las plantas del hogar. Hay incluso un invento muy práctico para reutilizar el agua de la ducha, como ya comentamos en este artículo.

Además, en el resto de la casa también puedes mejorar tu eficiencia energetica a través del uso de bombillas de bajo consumo, verificando que los materiales utilizados para la construcción de la casa provienen de explotaciones reguladas o escogiendo acabados que no perjudiquen el entorno y sean naturales. También puedes ser eficiente con el uso de placas solares o la compra de papel higiénico reciclado.

Siguiendo estos consejos conseguirás ahorrar en tus facturas a la vez que contribuyes a proteger el medio ambiente.