Cómo desatascar los baños




Hay que admitir que cualquier sitio por el que discurre el agua, tarde o temprano se acabará atascando. No obstante, existe una serie de trucos y consejos para que tus cuartos de baño no sean presa de un atasco. De esta manera, se ahorra en fontaneros, así como en disgustos. Tampoco causaremos daños al medioambiente.

A través de unas fáciles recomendaciones, los baños lucirán de la mejor manera posible. Podemos evitar tanto los atascos en el cabezal de la ducha como en el desagüe.

Evitar atascos en el cabezal de la ducha

Hay que ser conscientes de que la cal, así como otros sedimentos, se terminan acumulando, sin que podamos evitarlo, en el interior del cabezal de la ducha. Es fácil comprobar este hecho en el momento en que el agua no discurre de una manera idónea. De hecho, deja de salir poco a poco de una forma uniforme. Los chorros comienzan a salir trazando extrañas diagonales.

Es en estos momentos en los que es necesario actuar. Lo ideal es hacerlo sin productos que son contaminantes y que, por tanto, dañan el planeta. Un buen consejo es el de poner a hervir una parte de vinagre por cada dos de agua. Añadiremos un generoso chorro de zumo de limón.

Una vez que la mezcla esté bien caliente, introducimos el cabezal de la ducha en ella. Si se da el caso de que el cabezal es de plástico, hemos de esperar a que la temperatura baje unos grados.

Este remedio casero será efectivo, si dejamos el cabezal de la ducha dentro de la mezcla un cuarto de hora como mínimo.

Evitar atascos en el desagüe

Las mamparas de baño lucirán con todo su esplendor si no existen atascos en el desagüe. Los principales culpables de estos son los restos de jabón, dado que hacen que las tuberías se vuelvan lentas.

El empleo de un alambre puede ser de utilidad para acabar con parte del problema, pero no será suficiente. Por ello, se recomienda preparar una mezcla con doscientos cincuenta gramos de sal gorda, doscientos cincuenta gramos de bicarbonato sódico y veinticinco centilitros de vinagre blanco. A continuación, a alta temperatura, se verterá sobre el desagüe.

Hay ocasiones en las que el atasco es tal que no queda otra que llamar a un fontanero. Por ello, es muy recomendable un buen mantenimiento de las tuberías. Por ejemplo, se aconseja no tirar pelo o cualquier otro elemento que no hará más que ocasionar un atasco con más facilidad.

Debemos tener muy presente la limpieza del baño. De esta forma, cada vez que lo utilicemos hemos de asegurarnos de que no quedan restos de ninguna clase en los desagües. La idea es sentirse orgulloso de cómo se encuentran los baños.