Cuartos de baño con hidroterapia

Los cuartos de baño son habitaciones en las que no se para de innovar, ya sea utilizando nuevos diseños más modernos y funcionales o a la hora de instalar nuevos tipos de baños, como puede ser los chorros de hidroterapia que requieren de unas buenas mamparas de baño.


¿En qué consiste la hidroterapia?

La hidroterapia es un tratamiento físico que emplea el agua para masajear ciertas zonas del cuerpo donde tenemos dolencias, ya sea las piernas, los brazos o la espalda.

Esta técnica es muy efectiva debido a que el agua no para de renovarse. También posibilita que exista una regulación de la temperatura. Para los golpes es bastante mejor el agua fría pero, para las inflamaciones está totalmente desaconsejado, tiene mucha más efectividad aplicar agua caliente en la zona.

Una buena sesión de hidroterapia nunca debe durar más de 20 minutos, ya que con un cuarto de hora es más que suficiente para paliar todo tipo de dolencias.

Los beneficios de las duchas de hidromasaje para nuestro organismo

 

Una ducha de hidromasaje hace que nuestro sistema nervioso se relaje, proporcionando una sensación de sensibilidad. Esta sensación es variable según la temperatura del agua. Los baños de agua caliente producen en nuestro sistema nervioso un efecto tónico y sedante. El agua fría tiene otro efecto distinto, los vasos superficiales se excitan, y esto hace que el sistema nervioso se relaje para la recuperación de fuertes golpes. El efecto tónico que produce el agua fría es bastante más potente que el que produce el agua caliente.

Al contacto con el agua fría nuestros vasos sanguíneos se contraen y la piel empieza a palidecer, mientras que el corazón reduce los latidos y aumenta la presión arterial. Así se llega a un estado de relajación inmejorable. No conviene realizar una ducha de agua fría de más de 10 minutos.
Con el agua caliente nuestros vasos sanguíneos se dilatan, el corazón aumenta sus latidos y la piel se enrojece. Este efecto favorece que la inflamación se reduzca considerablemente. Con una sesión de 15 minutos antes de dormir y después de realizar deporte conseguirás descansar mejor y tu cuerpo se recuperará de los esfuerzos con más facilidad.

Una sesión completa de hidroterapia alternará la vasodilatación con el agua fría y la vasoconstricción de los mismos con el agua caliente. Los beneficios para el organismo se empiezan a notar desde la primera sesión mejorando tu salud física y mental.

Recuerda que antes de instalar una ducha de hidromasaje debes instalar mamparas de baño para que el agua no empape tu cuarto de baño.

Los baños mejoran bastante con las mamparas de baño y el precio de la vivienda aumenta si el cuarto de baño dispone de una buena ducha de hidromasaje.