Beneficios de ducharse por la mañana

Es el eterno dilema: unos necesitan ducharse antes de dormir y otros no podrían empezar el día sin un baño. Hay gustos para todo, pero una ducha matutina es buena para tu salud física y mental. Descubre por qué.

 

 

Beneficios de ducharse por la mañana

Solo el recuerdo de un despertador sonando mientras nosotros intentamos seguir durmiendo ya nos da pereza. Y, contra las ganas de adormilarse, el mejor remedio es una ducha al despertar.

No podemos negar a la ducha mañanera su poder para activarnos, llenarnos de energía y hacernos sentir más positivos. El agua provocará una constricción de los vasos sanguíneos, activará nuestra circulación y espantará el sueño. Si nos cuesta despegarnos de las sábanas, esto nos vendrá genial. En el trabajo o los estudios, nos irá mucho mejor después de una enérgica ducha. Estaremos más atentos y hábiles.

Por supuesto, esto funcionará mucho mejor si utilizamos agua fresca o templada. Pero, si no nos atrevemos a tanto, no hay problema, ya que el agua caliente también nos aporta beneficios. En concreto, si nos afeitamos o depilamos antes de salir de casa, la ducha abrirá nuestros poros y estas faenas nos resultarán más fáciles. También podremos aprovechar el tiempo en el baño para lavarnos los dientes y la cara y salir listos del todo.

Aun así, por las mañanas, te recomendamos el agua fría, por muchas razones, sobre todo, de salud: estimula nuestras defensas, ya que el organismo genera glóbulos blancos, que nos protegen de gripes y resfriados; nos ayuda a luchar contra la ansiedad y depresión; y revitaliza y tonifica nuestros músculos.



Otra gran ventaja de ducharse por las mañanas es específica para las personas que tienen la piel grasa. Eliminar toda la suciedad acumulada durante la noche nos ayudará a combatir el acné y las imperfecciones y limpiará la piel en profundidad. Debemos tener en cuenta que, por la noche, las glándulas sudoríparas tienen más actividad y la piel produce mucha más grasa de lo normal. Todo eso se acumulará a la contaminación, las toxinas y la mugre de todo el día y las consecuencias serán terribles.

Empezar el día con la sensación de limpieza y renovación que nos aporta una ducha hará que sintamos más confianza en nosotros mismos y, a la vez, estaremos mejorando nuestra salud emocional, dado que nos proporcionará bienestar y placer.

No olvides hidratar la piel correctamente después de la ducha, en especial, si se trata de una matutina, puesto que saldrás a la calle con la piel protegida y preparada para todo el día.

La última ventaja, la cual no resulta menos importante, es eliminar el sudor que hemos producido durante el sueño, sobre todo, en la época de calor. Una buena higiene es esencial para enfrentarse al mundo, pues, obviamente, nadie quiere transmitir mal olor durante toda la jornada.