La decoración de los baños rústicos

Los baños rústicos son unas de las últimas modas del mundo de la decoración de interiores. Pero conseguir el estilo rústico perfecto puede resultar un tanto complicado. Por eso, te traemos las bases de esta tendencia, listas para ser aplicadas en tu hogar.

 

Claves para conseguir el baño rústico perfecto

Lo primero que debes saber es que este tipo de decoraciones funciona mejor en casas que ya tienen un estilo rústico natural. No es preciso que se trate de casas de campo, pero cualquier vivienda que ya tenga elementos como el ladrillo caravista o use las vigas como elementos decorativos conseguirá un diseño más uniforme, si el baño también está inspirado en este estilo.

Colores y materiales

Uno de los fundamentos del estilo rústico es la selección de materiales. Los baños en madera y con elementos decorativos metálicos (por ejemplo, en la grifería) son los preferidos de esta tendencia. Combina estos materiales con otros de origen también orgánico, como la piedra (para el lavabo, por ejemplo).

Si estos elementos se escapan de tu presupuesto, no olvides que existen azulejos y láminas que simulan estos acabados rústicos, ideales para paredes o suelos. Es una alternativa más sencilla y que requiere mucha menos obra para conseguir un baño en este estilo.

Debes mantener la paleta de colores todo lo neutra que puedas. Da preferencia a los tonos cálidos, dentro del espectro neutro, como los marrones, beiges y ocres. Los tonos blancos son también muy importantes, pues dan toda la luz que nuestro baño necesita.

Cómo dar el toque rústico con los muebles

Cuando sea el momento de escoger los muebles, recuerda que un solo elemento puede cambiar por completo el diseño de la estancia. Por ejemplo, dar preferencia a una bañera (sobre todo, si es de estilo vintage), sobre un plato de ducha, puede ser lo que marque la diferencia.

Abandona el plástico y escoge estanterías en madera o cajas de mimbre para usar como almacenamientos. Además, puedes añadir otros toques retro, escoger soportes para la iluminación de inspiración decimonónica o apostar por armarios y encimeras tipo vitrina y con puestas acristaladas.



Detalles: más allá de la funcionalidad

Pero, si algo caracteriza a un baño rústico, es ir más allá de los elementos puramente funcionales. Aprovecha para dar toques de color con plantas y flores o pon un punto de atención, colocando un jarrón en una zona estratégica del baño. Cada detalle cuenta. Por eso, te animamos a pasarte a las pastillas de jabón y champú, para evitar los accesorios de plástico a toda costa.

Estos son los básicos para conseguir baños rústicos. No olvides que el estilo rústico puede combinarse con otras tendencias (vintage, moderna, retro...), así que puedes combinar estas claves con otros elementos decorativos, según tu elección, y conseguirás un acabado totalmente personalizado.