Beneficios de la cromoterapia en la ducha



Muchas personas desconocemos los beneficios de la cromoterapia en la ducha. Esta terapia consiste en disfrutar de un baño de color: estos colores tienen una gran fuerza para irradiar energía lumínica, lo que puede suponer una ventaja importante para nuestro estado de ánimo y calidad de vida.

¿Quieres saber más detalles sobre la cromoterapia? A continuación te los contamos.

La cromoterapia: todo lo que necesitas saber


¿Sabes qué objetivo tiene esta técnica? Estimular nuestras sensaciones para lograr restablecer los desequilibrios que nos provoca el estrés diario, contribuyendo a que contemos con un estado de ánimo más positivo.

En esta terapia cada color cuenta con beneficios propios, como te detallamos a continuación.

¿Para qué sirve cada color de la cromoterapia?

  • el naranja y el rojo son estimulantes y combaten el cansancio y mejorar el estado de ánimo
  • el amarillo nos llena de energía
  • el verde potencia la calma y naturaleza
  • el azul es sinónimo de tranquilidad o sentimiento de paz y relaja y despeja. 


Los beneficios sobre nuestro bienestar


Esta técnica se basa en un principio por el cual los colores y la energía se encuentran en armonía, ejerciendo de referencia energética y actuando sobre el cuerpo, las emociones y el espíritu. Las vibraciones que emiten los colores estimulan el organismo, influyen en el bienestar y presentan acciones curativas.

¿Cómo actúa en nosotros?


Cada color es una onda de luz que vibra con frecuencia. Estas vibraciones afectan a nuestros órganos y células. Eso sí, la acción del calor puede ser difusa: en un entorno de un color, llega a actuar de forma continuada sobre el equilibrio o las emociones.

Los colores activan, entonces, la fabricación de hormonas que son necesarias para lograr la armonía corporal, remediando carencias que nos provoca el ritmo de vida acelerado y el estrés diario.

¿Cómo debes adaptar tu ducha para disfrutar de esta terapia?


El color en los baños se encuentra presente en la decoración de interiores. Usando tecnología puntera siempre se pueden crear espacios atractivos. Por ello, se pueden aplicar rociadores y luces LED en la ducha de diferentes colores, que podamos modificar cuando queramos y, además, puedan suponer un ahorro energético importante mes a mes.

En este caso, los rociadores fusionan diferentes tonos de color con diferentes distintas salidas de agua, ya sea en cascada, lluvia o columna. Esta "explosión" de emociones provoca que el agua sea un elemento fascinante.

Por otro lado, el plato de la ducha no debe contar con grandes modificaciones. Se debe tener en cuenta que para disfrutar de una ducha "de color", la ducha debe ser pausada y no rápida.

¿Quieres disfrutar de la cromoterapia? Es una buena forma de relajarte con el agua y, de paso, convertir la higiene diaria en un momento de relax. Gracias las a luces LED podemos disfrutar de esta terapia, ahorrando y sin preocuparnos por la factura.