Cómo proteger y mimar a tu bebé durante el baño


Cuando por fin llega ese mágico momento en el que tienes que bañar a tu bebé por primera vez, es normal que los temores e inseguridades se apoderen de ti. Comienzas a preguntarte acerca de la temperatura adecuada del agua, de cómo sostenerlo correctamente o de qué riesgos puede correr tu bebé en caso de que tuvieses una pequeña distracción.

El principal secreto para que la experiencia de bañar a tu bebé sea divertida, y sobre todo segura, reside en poseer la bañera perfecta.

Tipos de bañera para tu bebé


Debido a que los cuartos de baño solo están pensados para ser usados por adultos, la dificultad para asear a un bebé se acrecienta enormemente. Afortunadamente, existen diferentes tipos de bañeras adaptables que convertirán ese momento en un acto de amor maravilloso y único.

Bañeras adaptables a la ducha, bañera o pica


Si deseas bañar a tu pequeño cómodamente, es imprescindible que cuentes con un accesorio que pueda ayudarte a evitar cualquier tipo de riesgo. Hay diferentes tipos, materiales y formas de bañeras para bebé:

De plástico rígido: son resistentes y sencillas de limpiar. Pero también son más voluminosas e incómodas la hora de tener que guardarlas.
 
De tela: menos resistentes, pero más fáciles de guardar. Tardan bastante tiempo en secarse.



Plegables: se pueden aplanar, por lo que es más fácil mantenerlas recogidas en cualquier rincón cuando no se usan. Asimismo, puedes desplegar solo una parte para ubicar al bebé en una posición más vertical.
 
Hinchables: una vez usada y seca, les quitas el aire y no te ocuparán apenas sitio. Eso sí, has de tener siempre a mano un hinchador.

Ergonómicas: suelen ser más caras que las anteriores, pero se adaptan perfectamente al cuerpo del pequeño.

Bañeras-cambiador con patas: ideales para secarlo y vestirlo sin tener que salir del baño. Las hay de madera o de metal. Si no tienen los pies plegables, requieren de bastante espacio para ser guardadas.
 
Muebles con lavabo integrado: tienen la ventaja de que podrás lavar a tu bebé en su propia habitación.

Adaptables a la pica: Ideales para la seguridad de los bebés más pequeños.

¿Qué condiciones debe tener tu bañera ideal?


La bañera perfecta para tu bebé ha de reunir algunos requisitos importantes para que el baño se convierta en una experiencia segura y placentera:
  • Cumplir estrictamente con la normativa de seguridad.
  • Adaptarse al espacio que tengas disponible.
  • Alturas regulables.
  • Tubo de desagüe resistente.
  • Superficie antideslizante para evitar resbalones.
  • Bolsillos laterales para tener a mano los elementos de baño.
  • En caso de tener ruedas, que estas posean un sistema de frenado.

Como has visto, existen muchos modelos de bañeras para tu bebé en el mercado. El ideal será aquel que mejor se adapte a tus necesidades, siempre pensando en la máxima seguridad y en el espacio disponible.