Pros y contras de instalar un lavabo doble

 

Te has propuesto reformar tu cuarto de baño y te asalta una duda: ¿lavabo simple o doble? Si no lo tienes claro, continúa leyendo para que conozcas las ventajas y desventajas de esta decisión. Será más fácil tomar la acertada.


Eso sí, antes ten en cuenta otras consideraciones. Los lavabos dobles son solo recomendables si dispones del suficiente espacio para colocar una encimera con capacidad suficiente para dos senos. Esta suele rondar el metro y medio de longitud, aproximadamente. Si no dispones de un cuarto de baño con las dimensiones necesarias, el espacio podría quedar demasiado recargado.

Otro tema que no debes olvidar es el económico. A más elementos (seno, grifería...), mayor desembolso económico. Controla el presupuesto para que el gasto no se dispare.

Ventajas del lavabo doble frente al simple


Se acabaron las esperas y tocar a la puerta para que tu pareja salga del baño y puedas comenzar a prepararte. Con un lavabo doble los dos podréis asearos al mismo tiempo. Peinarse, lavarse los dientes o maquillarse será una realidad por partida doble. Ya no hay por qué madrugar para entrar antes ni correr para dejarle espacio a quien te pide que te des prisa para no llegar tarde al trabajo. Será como multiplicar el número de cuartos de baño.

Lo mismo sucede en el caso de un cuarto de baño compartido por los niños. Ambos podrán utilizarlo al mismo tiempo sin problemas ni discusiones.

Otra ventaja de este tipo de lavabo es que te proporcionan más espacio para guardar los distintos productos y enseres. Cada uno dispondrá de un armario independiente o uno único con dos zonas diferenciadas.

Quienes ya tienen un lavabo de doble seno destacan la comodidad que lleva aparejada, así como mayor espacio personal. También es un elemento muy atractivo para diseñar la decoración de esta estancia destacada de tu hogar. Le aportará un toque de modernidad y vanguardia.


Desventajas del lavabo doble


Hay quien concibe el cuarto de baño como un lugar en el que prima la intimidad y un lavabo doble rompe con ese concepto. No todo el mundo se siente cómodo compartiendo ese momento diario destinado a realizar rutinas de belleza y aseo con otra persona, aunque esta sea su pareja. Desean un tiempo para ellos mismos.

La falta de movilidad es otro inconveniente. Cuando dos personas utilizan al mismo tiempo el cuarto de baño, es inevitable tener que ceder espacio o que uno moleste al otro.

Aunque el espacio del que se disponga sea grande, dos lavabos restarán cerca de un metro cuadrado que podría destinarse a otro uso.

Ahora que ya dispones de los argumentos a favor y en contra de esta opción de lavabo, quédate con la que mejor se adapte a tus gustos y dimensiones de tu cuarto de baño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario