¿Ducha larga o corta? ¿Cómo es la ducha perfecta?

 ¿Cuál es tu forma preferida de darte una ducha? ¿Una rápida o una larga? Cada persona tiene sus preferencias, pero lo cierto es que todas las alternativas tienen sus ventajas y sus desventajas. Más allá de tus gustos personales, hay cosas que quizás quieras tener en cuenta la próxima vez que te pongas bajo el grifo. 

 

 

¿Cuál es el tipo de ducha más adecuada para cada momento?


Existen muchas formas distintas de darse una ducha. Pueden ser más largas o más cortas, todas las alternativas son válidas según la ocasión. Incluso hay quien prefiere optar directamente por el baño y aprovechar al máximo su momento de relax.

Las ventajas de las duchas largas


No cabe duda de que hay muchas personas que aprecian pasar un buen rato bajo el grifo de la ducha. Es normal: el agua calentita nos relaja. Si hemos tenido un día largo o si estamos pasando por una temporada difícil, optar por esta alternativa es lo más relajante y reconfortante.

Además, las duchas largas nos permiten dedicar mucho más tiempo a nuestra higiene. Por ejemplo, es el momento perfecto para exfoliar la piel de todo nuestro cuerpo y dejarla perfecta para hidratar al terminar. También es el momento ideal para realizar los tratamientos capilares, ya sean mascarillas nutritivas o para fortificar el cabello.

No obstante, no todo son ventajas. Pasar tanto tiempo debajo del agua puede irritar nuestra piel, especialmente si la ducha es de agua muy caliente. Además, este tipo de duchas gastan muchos litros de agua. Dependiendo de los minutos, puede incluso superar el gasto que produce un baño. Darse un baño, además, es el momento perfecto para usar una bomba de baño, espumas o esencias, para conseguir una experiencia incluso más relajante.


Por qué darse una ducha corta


Las duchas de tiempo más reducido son la opción a elegir cuando tenemos prisa. Antes de salir de casa para el trabajo, por ejemplo, o cuando se nos ha pasado la hora, las duchas cortas son las mejores alternativas. Pero además, hay muchas personas que no consideran necesario emplear más tiempo en esta actividad.

Una de las mayores ventajas de las duchas cortas es que te permiten ahorrar mucha más agua y son también una gran opción para simplemente refrescarte. Pasar un momento debajo del grifo es, además, realmente revitalizante.

Ahora que ya conoces los distintos motivos por los que darse una ducha larga o una ducha corta podrás tomar la opción más adecuada según tus necesidades en cada momento. Eso sí, tener una buena mampara puede hacer que quieras pasar más tiempo en el baño.

Tendencias para el baño que triunfarán este 2019

2019, un año lleno de posibilidades



2019 se presenta lleno de opciones decorativas y nuevas tendencias que llevarán a los baños de medio mundo a la entrada de una nueva década. La sencillez, lo geométrico, los colores más puros y las líneas rectas del mobiliario serán las pautas a seguir por todos aquellos fanáticos de la decoración.

Los materiales que dominarán


2019 va a ser el año de la madera en el baño, tanto en su estado natural como en los acabados de los diferentes muebles. Este material nos aportará una calidez de la que estas habitaciones suelen carecer y le dará un aire más acogedor. Junto a ésta, los metales tampoco faltarán a cita, en especial en forma de apliques en tonos negros, los cuales buscan reforzar la presencia de la madera.

Tonalidades a tener en cuenta


Muchas de estas habitaciones caen en la monotonía cromática o no se les presta la atención que merecen. Los colores más destacados en este año que comienza son el blanco y el negro. Además, la tonalidad dorada del latón también tendrá cierto protagonismo en algunos elementos decorativos.

Junto a estos, la rompedora tonalidad living coral, será la indicada tanto para detalles en las paredes como para accesorios o ropa de baño.

Living coral de Pazycia

Muebles que aprovechan los espacios


Los baños de pequeñas dimensiones estarán de suerte este año, ya que los muebles compactos van a ser los reyes. Estos tratan de ocupar el menor espacio posible, sus líneas son rectas y la madera estará presente en cada uno de ellos, como ya se ha dicho. Están llenos de encanto y resultan ser una coqueta propuesta para renovar el lavabo.

Además, la simplicidad en estos muebles queda patente con las líneas rectas, sencillas y geométricas. Sin duda serán una gran apuesta para dar un giro de 360 grados al cuarto de baño y empezar con buen pie en este nuevo año.

Estilos que unen lo viejo y lo nuevo


El minimalismo va a ser el estilo dominante a lo largo de 2019. Los cuartos de baño solo contarán con lo imprescindible, serán más espaciosos y la luz llenará toda la estancia con su brillo. Además, se apuesta por la elegancia de la vanguardia decorativa contemporánea para unos resultados de ensueño.

Entrevista en La Xarxa a Ulrich Korten, director comercial de Duscholux


 

Revalorizar un piso o una casa pasa en muchas ocasiones por las reformas. La puesta a punto del baño puede incrementar el precio de venta entre un 15% y un 17%.

 

Hoy en La Xarxa hablamos sobre un sector de actividad muy activo, como es el de las reformas del hogar, con Ulrich Korten, director comercial de Duscholux. 


¿Una revalorización del 15 al 17% no es mucho solo por la reforma de una estancia del hogar? 
Lo que es el baño y la cocina son partes muy importantes. Las reformas como la pintura, el suelo o las puertas también son muy importantes pero hay ciertas zonas que son primordiales: La cocina, porque pasamos mucho rato en ella y el baño, que es una zona de mucha intimidad.

¿Hemos de tener el piso a punto sólo por qué pensemos en una hipotética venta?
En primer lugar, se debería de actualizar para conseguir la revalorización del piso. Esto nos permitiría una venta más fácil, ya que cuando entramos en un piso y vemos un baño y una cocina nuevas, la sensación es mucho mejor y más efectiva.

¿Cada cuanto tenemos que pensar en hacer una reforma al baño o en la cocina? ¿Hay un tiempo para amortizar las estancias de la casa? 
No está estipulado, depende del uso. No es lo mismo una familia de ocho personas que un soltero. Evidentemente, el uso y el gasto es menor si se utiliza menos, entendemos que cada 10 años se debería hacer una reforma total de cocina y baño, ya que también el diseño varía mucho.

¿Han cambiado tanto las cosas? ¿Cuál es el factor que realmente nos sorprenderá al hacer una reforma? 
Sí que cambia. Actualmente se buscan diseños más minimalistas, se eliminan perfilerías, las puertas, las paredes, etc. Es muy importante el tema de la seguridad y del uso. Antiguamente, la bañera tenía un valor, actualmente la gente quiere ducha.

¿Dice que una casa que tiene bañeras, le resta puntos? 
Sí, si hacemos autoanálisis veríamos que nosotros en el 90% de los casos nos duchamos, y lo que buscamos es un acceso fácil y rápido.

Es cuestión de diseño, de comodidad, y también que las tecnologías avanzan, lo primero que nos dice, es que las bañeras, fuera. ¿Podemos encontrar estas cifras de beneficio? 
El ahorro de energía es muy elevado. Una ducha necesita una cuarta parte del agua que es necesaria en la bañera. En el caso del ahorro de energía general si cerramos la ducha con una mampara mantenemos una temperatura interna y no necesitamos calefacción y el ahorro es muy elevado. Actualmente, con los grifos hay aireadores que hacen que ahorremos hasta un 50% de agua.

Vivimos en un país donde las obras nuevas están muy buen vistas, en cambio, las reformas no tanto. Ustedes deben luchar con la idea que la obra nueva las cosas son mejores?
En nuestro caso cubrimos obra nueva como reforma, la sensación es que lo nuevo es mejor. Creemos que es lo contrario, ya que una reforma puede adaptar el piso a nuestros gustos, mientras que una obra nueva, ya está hecha.

Hemos pasado unos años muy duros, el sector de la construcción lo pasó mal con la crisis, y se apuntaba a la reforma como salida natural y efectiva para poner las casas al día, tenerlas actualizadas. ¿El sector de las reformas ha salido de esta situación?
La sensación la hemos tenido desde hace muchos años. Los que trabajamos en este sector sabemos que la reforma ha tenido un pasado, tiene un presente y tiene mucho futuro. Cada vez es más complicado hacer obras nuevas y la reforma tiene salida. En los último 10 años, la reforma ha sido la industria que ha tirado el sector de la construcción adelante.

¿Se ha profesionalizado? 
Mucho, pero aún queda trabajo para hacer.

¿Hay mucho intrusismo? 
Sí, y tenemos una preparación mucho más grande de la que teníamos en el pasado, la perspectiva en países europeos, los albañiles tienen FP de cinco años, aquí, aún nos falta mucha profesionalización.

¿Dentro de poco habrá la posibilidad de tener hechas las reformas en tan sólo unas horas? 
Todo esto ya existe. Hay posibilidades de hacer reforma en 48 o 72 horas. El problema es encontrar profesionales que sepan hacerlo bien, por eso, poco a poco hemos de ir preparando a estos profesionales. En la actualidad, nos encontramos con productos bien preparados.

Profesionalización, conocimiento… Su sector es potente. 
La mitad de la gente que se dedica a la construcción se enfoca a las reformas. Después de la burbuja, muchos profesionales tuvieron que reubicarse para seguir adelante.