Espejos de baño: diseño e innovación


El espejo del baño nos dice cada mañana qué aspecto tenemos y nos ayuda a ponernos a punto para una nueva jornada. Se trata de uno de los elementos que más dotan de personalidad a nuestro baño y uno de los que más se presta a la innovación tanto estética como tecnológica.

Las últimas tendencias apuntan hacia espejos horizontales de gran tamaño y formas sencillas en las que el marco tiende a ir desapareciendo, lo que permite su integración en otros muebles del baño como pueden ser los armarios, o incluso en la pared.

Si tenemos un aseo amplio, la combinación de espejos grandes puede proporcionar una dimensión diferente a la estancia, creando nuevas y divertidas perspectivas y dando una sensación de mayor amplitud. Si, por el contrario, tenemos un baño pequeño, podemos combinar el habitual espejo grande con otros más pequeños colocados encima del lavamanos o en la ducha con un aplique en la pared.

Espejos retroiluminados


La convivencia en el baño de diferentes focos de luz –en el techo y en la parte superior de los espejos- de igual intensidad provoca sombras molestas sobre todo al maquillarse o al afeitarse. Los espejos retroiluminados han acabado con este inconveniente al incorporar el elemento luminoso dentro del propio espejo lo que provoca una luz frontal que ilumina directamente nuestro rostro. Y pueden ir acompañados de efectos holográficos (como en la foto). 

Además de acabar con esos efectos lumínicos molestos, la proyección de luz directamente desde el espejo puede crear diferentes ambientes en tu baño si enmarcas, con un haz de luz continuo el contorno del espejo –de especial belleza si tiene una forma circular- y regulas su intensidad según la sensación que quieras experimentar. Una luz tenue como única fuente luminosa en todo el baño creará un ambiente de relax mientras, por ejemplo, te das un baño de espuma.

Máxima modernidad


Por si fuera poco todo lo que puede dar de sí un espejo, las nuevas tecnologías han encontrado una vía para entrar en nuestros baños a través de los espejos inteligentes táctiles que nos informan mientras nos secamos el pelo de los e-mails que hemos recibido, el tiempo que hace en el exterior, o permiten, entre otras cosas, poner música mientras nos duchamos.

La creación en el mundo de los espejos de baño parece no tener límite. Hasta tal punto que podemos convertir nuestro baño en un museo vanguardista si nos atrevemos con los espejos con decoraciones holográficas o con diseños rupturistas.