Baños "black", modernos y sofisticados



El color negro está de moda en el interiorismo, a pesar de ser uno de los colores más complicados para ser los absolutos protagonistas de la decoración. Las tonalidades más oscuras eliminan la luz y pueden dar la sensación óptica de empequeñecer el espacio. No obstante, también ofrecen acabados elegantes y sofisticados. Entonces, ¿de qué forma podemos incluir este color en la paleta de nuestro hogar?

Prácticamente cualquier habitación de tu casa puede llevar colores negros: desde dormitorios hasta la cocina, pasando por el salón. Aún así, si hay una estancia en la que realmente destaca esta tonalidad es en el cuarto de baño.

El negro total en el baño


Si tienes la suerte de tener un baño de grandes dimensiones puedes usar el negro a tu antojo. La opción más habitual es utilizarlo en revestimientos y en los suelos utilizando y combinando porcelanatos o cerámicas de color negro.

Si esta opción no te convence, puedes optar por seleccionar la bañera, los perfiles de la mampara, el plato de ducha u otros muebles de este cuarto en acabado oscuro. Las cerámicas negras, así como el mármol o los azulejos en estas tonalidades crean superficies lisas, fáciles de limpiar y muy modernas.



En cambio, cuando nos encontramos con un cuarto de baño más bien pequeño es especialmente importante tener en cuenta la luz. Para ello será mejor que dejes las superficies más amplias en tonos claros, que reflejan los rayos de sol y dan sensación de amplitud a la estancia.

La clave será, entonces, poner en negro los detalles del baño. Los apliques, tiradores y pomos, así como elementos decorativos pequeños (jarrones, cestas para productos, etcétera), serán los protagonistas de la estancia. Escógelos en tonos oscuros para seguir esta tendencia de forma más discreta.

Combinando un baño en tonalidades oscuras


Una vez hayas decidido qué elementos del cuarto de baño vas a colocar en negro, es igualmente importante combinar el resto de la estancia con ellos. La mejor forma de introducir este tono tan especial en cualquier habitación es seguir el estilo nórdico.

El estilo nórdico o escandinavo consiste en crear espacios minimalistas en tonos neutros. De esta forma se consigue un ambiente elegante, relajante y discreto. Por ello será muy importante que combines el negro con tonos como el blanco, los grises o los marrones, especialmente las tonalidades más claras como el beige.



Otra clave de dicho estilo es la sobriedad. Así pues, evita recargar la decoración del baño y conseguirás un acabado muy limpio, donde el negro tendrá espacio de sobra para destacar.

Siguiendo algunas de estas directrices conseguirás un baño muy elegante, chic y moderno. Escoge con cuidado cuáles serán los elementos decorativos que irán en negro y plantea bien la paleta de colores para un resultado espectacular.