5 consejos que harán que compartir los cuartos de baño de tu casa ya no sea un problema




Todos conocemos las desventajas de compartir las estancias de una casa: menos espacio, más suciedad, más desorden y, en general, más descontento. De pequeños aprendimos a pelear con uñas y dientes con nuestros hermanos para tener nuestro baño cómo y cuándo queríamos. Años más tarde empezamos a vivir solos y nos acostumbramos a la gran fantasía de disfrutar de un baño individual pero, de repente… ¡tenemos que compartirlo! El caos se puede llegar a apoderar de la estancia, por lo que hoy te damos cinco recomendaciones a tener en cuenta al decorar tu baño para que, cuando te vayas a vivir con tu pareja o amigos, no se desate la locura. ¡Vamos allá!

Una ducha… ¡mucho mejor que una bañera! Generalmente los platos de ducha son más pequeños que las bañeras, por lo que ocupan menos y los espacios se aprovechan mejor. Cuantas más personas utilicen un lugar, más se ensuciará por lo que, en este caso, las duchas también son más funcionales y sencillas de limpiar. Instalar mamparas de baño en lugar de cortinas hará que todo el agua se mantenga dentro del plato y no se manche el suelo.



CONFIGURADOR DE MAMPARAS


Mobiliario amplio y variado. Decorar los baños con muebles espaciosos es imprescindible para poder guardar toallas, cremas, secadores… Lo ideal son muebles y estanterías con distintos compartimentos, de esta forma podremos reservar cada espacio para una cosa distinta y mantendremos todas nuestras pertenencias bien ordenadas. Los espacios muertos y las paredes son buenos lugares para aprovechar el espacio en baños pequeños.

Orden y limpieza. Cuantas más personas utilicen el baño, más necesario será tener todo ordenado. Asegúrate de devolver a su sitio todos los elementos tras utilizarlos, procura no dejar nada encima de la pileta y limpia todo lo que ensucies. El estilo minimalista también es ideal para estos casos, pues cuantas menos cosas de decoración haya, más fácil será ordenar y limpiar.

Colores claros y espejos. Si tu cuarto de baño es pequeño, decorarlo en colores claros (blanco, crema, beige…) aportará luminosidad y, visualmente, parecerá mayor. Además, jugar con la posición de los espejos también contribuirá a la sensación de amplitud de la sala.

El doble de todo. Si el espacio te lo permite, instalar dos lavabos independientes es una idea que tiene más ventajas que inconvenientes. No es necesario que cada uno de ellos sea tan grande como si solo tuviésemos uno, pero disponer de dos piletas de un tamaño algo menor divide tus espacios, aporta funcionalidad y, además, da un toque moderno a tu hogar.

¿Y a ti, se te ocurren más cosas para hacer que compartir el cuarto de baño sea una experiencia divertida?