El móvil en el baño, una costumbre no muy saludable



Hoy en día no parece que nos separemos nunca de los teléfonos móviles. Nos acompañan a todas partes, contribuyen al entretenimiento diario y son de gran utilidad. Sin embargo, deberíamos evitar ir con ellos a algunos espacios, como es el caso del baño. ¿Quieres saber el porqué? 

 

Gérmenes, un peligro microscópico


Resulta chocante pensar que el smartphone pueda acarrear más peligros que una mera distracción. Sin embargo, en las pantallas de nuestros teléfonos se acumulan más microorganismos que personas pisan la Tierra. En el baño reina la humedad y tras una ducha el calor se une a este factor. Así, esta habitación es un caldo de cultivo de todo tipo de seres microscópicos que acabarán en la pantalla del teléfono.

Bacterias como la Salmonela, Escherichia coli o los estreptococos encuentran su hábitat en el baño y acabarán por colonizar la pantalla del móvil si no tenemos cuidado. Estos gérmenes entran al organismo de la mano a la boca, y sin que nos demos cuenta de lo que está pasando.

Los teléfonos se calientan con su uso y las gotas que caen sobre estos permiten que los patógenos proliferen. Además, las fundas suelen estar fabricadas en materiales que les servirán de alimento o de un segundo hogar no muy lejos del móvil.

Sin embargo, no debe cundir el pánico, ya que es posible eliminar esta amenaza con una buena limpieza del terminal y, como no, alejándolo del baño.


¿Cómo limpiar correctamente el teléfono móvil?


Una gamuza o un paño de microfibra es la mejor opción para eliminar estos seres microscópicos. El móvil en su totalidad y la funda del mismo serán los objetivos de las tareas de limpieza. Deberemos utilizar una solución de alcohol y agua para desinfectarlo, aunque un poco de vinagre también es recomendable por su capacidad antiséptica.

Sin embargo, hay que tener cuidado con los productos químicos. Las pantallas están cargadas eléctricamente, lo cual les permite ser táctiles. Algunos productos podrían colarse en el interior y causar estragos o inutilizar la pantalla, por lo que nos veríamos ante una cara reparación.

Sin lugar a dudas la mejor solución es la precaución, por lo que fomentar el hábito no llevar el teléfono móvil al baño ayudará a mantenernos sanos y a no caer en posibles errores en su limpieza que nos causen un disgusto. Al fin y el cabo, no cuesta tanto separarse del móvil, ¿verdad?

Unos simples cuidados


Seguro que no puedes separarte de tu teléfono móvil. Sin embargo, si lo llevas al baño es posible que millones de microbios lo conviertan en su hogar y acaben por causarte problemas de salud. Limpiarlo con cierta asiduidad evitará que alguno de estos microorganismos te haga enfermar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario