¿Cómo disfrutar de un baño relajante?


El baño ya no es solo un espacio de higiene. Hoy en día esta estancia se han convertido en todo un centro de relajación, especialmente si cuentas con una bañera de hidromasaje. Gracias a ellas puedes disfrutar de un auténtico spa en tu hogar y dejar atrás todas las preocupaciones del día a día.

Los beneficios del hidromasaje


Un baño en una bañera de hidromasaje te aporta diversos beneficios. Para empezar, estos relajantes baños te ayudan a eliminar el estrés. Los chorros, el agua caliente y una ligera sensación de ingravidez te permiten desconectar de los problemas del día a día. Así, dormir será más fácil y mostrarás siempre tu lado más positivo a todo el mundo.

Además, gracias a estas bañeras es posible aplacar ciertas dolencias. La tendinitis, el túnel carpiano o la artritis causan bastante dolor, pero con un buen baño en un hidromasaje nos ayuda a sentirnos aliviados de cualquier molestia que causen. Esto se produce gracias a una mejora de la circulación sanguínea y una reducción en la tensión muscular. Todo gracias al calor del agua.

Junto a ésto, la presión arterial disminuye como consecuencia de que el corazón trabaja más rápido. Una vez más, el agua caliente está detrás de este efecto. Esto hace que la sangre se llene de oxígeno, ya que nuestro cuerpo buscará eliminar el exceso de calor. Al principio la presión aumentará, pero en poco tiempo bajará por la dilatación de las células.



Consejos para tomar un buen baño


Para aprovecharnos de estos beneficios hay que esperar al momento adecuado. El primer consejo es precisamente éste. Un buen ejemplo es cuando nos encontremos estresados. Así no convertiremos el baño en un hidromasaje en una parte de la rutina diaria, sino que será un momento especial y único en el que relajarnos.

Además, la temperatura debe estar cuidadosamente seleccionada, ya que potenciaremos los efectos beneficiosos de estos baños en el cuerpo. Lo ideal es bañarnos a una temperatura de entre 35 y 37 ºC, ya que es la horquilla de temperaturas en las que se mueve el cuerpo humano de manera natural.

Para terminar, la duración del baño también es un factor importante. Aunque lo creamos, no es razonable permanecer horas sumergido en el agua, por muy cómodos y relajados que estemos. Con un baño de entre 15 y 25 minutos será suficiente para recuperar las energías perdidas.

Una relajación indispensable


Un baño en hidromasaje es la idea perfecta para encontrar un momento de paz en un día convulso. Disfrutar del baño es cosa tuya, pero no olvides seguir estos consejos. Además, estarás recibiendo todos los beneficios que aporta un hidromasaje a tu cuerpo, los cuales son de gran importancia frente a algunas enfermedades dolorosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario