Cómo cuidar la piel en invierno para evitar que se deshidrate

 

Cuidar la piel en invierno
© Foto von Prostock-studio auf shutterstock.com

Las bajas temperaturas que se registran en invierno acaban por pasar factura a tu piel. Cuidarla es clave para evitar que se deshidrate y luzca en perfecto estado. Descubre en este post cómo hacerlo para evitar problemas como la sequedad, la tirantez y otros efectos indeseados.

1. Dúchate con agua tibia

Los cuidados que debes dispensarte comienzan en la ducha. No emplees agua ni demasiado fría ni demasiado caliente. Recurre preferiblemente al agua tibia. Procura no permanecer mucho tiempo bajo ella. Tampoco conviene que te duches más de una vez al día, ya que contribuirías a la deshidratación de la piel.

Utiliza un gel suave, testado dermatológicamente, que no sea agresivo con tu epidermis.

2. Hidrátate a diario

Cuando salgas de la ducha, aprovecha para hidratarte. Puedes utilizar un aceite corporal cuando la piel aún está húmeda para crear una pantalla protectora. No solo ayudará a hidratarla, sino que también contribuirá a regenerarla y combatir la sequedad.

Completa tus cuidados recurriendo varias veces al día a cremas hidratantes como las elaboradas a base de karité, que nutrirán todo tu cuerpo. No olvides tu rostro y especialmente, tus labios. Se trata de una zona muy sensible que requiere de cuidados específicos.

Recurre a un dermatólogo para que te ayude en la elección de los productos indicados para ti. Hay pieles que no soportan cosméticos que contengan alcohol. Un estudio personalizado evitará que cometas errores.

Cuidar la piel en invierno

 

3. Cuida tu alimentación

Si somos lo que comemos, es necesario cuidar la alimentación para evitar que padecer problemas como el de la deshidratación. Introduce en tu dieta antioxidantes y alimentos ricos en vitamina C. Las frutas y verduras frescas serán tus mayores aliadas.

No olvides beber agua, entre un litro y medio y dos litros al día. Renuncia a las bebidas alcohólicas y al tabaco.

4. Presta atención a tus prendas de ropa

Con la bajada de las temperaturas, deberás abrigarte convenientemente. Utiliza prendas de ropa que te aíslen del frío gracias a los materiales en los que estén confeccionadas. Ese es el caso de la lana, los tejidos termorreguladores, etc.

Protege tus manos con guantes, el cuello con pañuelos o bufanda y la cabeza con gorro.

5. Baja la temperatura de la calefacción

Es otro factor que contribuye a la deshidratación de la piel, por lo que es mejor que reduzcas la temperatura de la calefacción en tu hogar. Los especialistas aconsejan no fijar el termostato por encima de los 20 grados.

Trata de contrarrestar sus efectos colocando un humidificador en aquella estancia de tu casa en la que pases más tiempo.

Toma nota de todas estas recomendaciones para que logres superar el invierno con sobresaliente. Tu piel lo agradecerá. Lucirá hidratada y siempre radiante. ¡Haz la prueba!

No hay comentarios:

Publicar un comentario