Dime cómo te bañas...

Tipos de baño

¿Baño de burbujas con pétalos de rosa, champán y velas? No siempre tiene que ser un baño al estilo de Hollywood. También existen baños terapéuticos, por ejemplo, que ayudan con la tensión muscular, los resfriados y otras dolencias.

Generalmente, la imagen de darse un baño se asocia a agua muy caliente, libros, música, relax… Quizás las mujeres son más propensas a bañarse, no sólo porque tienen comparativamente más espacio en la bañera, sino también porque, por lo general, suelen ser más frioleras –y por lo tanto aprecian particularmente un baño en los días fríos–. A los niños también les encanta bañarse: para ellos, la bañera es una pequeña piscina donde pueden jugar, bucear y hacer largas fiestas de espuma.

Sin embargo, darse un baño puede tener múltiples funciones, además de un momento de desconexión. 

Baños medicinales

El calor del agua por sí solo relaja el cuerpo y la mente. Pero un baño funciona aún mejor si confías en el poder de las plantas medicinales. La mayoría de los productos de baño contienen aceites esenciales. El principio activo de cada planta está altamente concentrado en ellos, por lo que estos baños deben dosificarse siempre de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Los aceites esenciales no diluidos deben manipularse con cuidado y no deben estar al alcance de los niños. Y también se debe verificar que los aditivos de baño son aptos para ellos.

Después del deporte

Después de un ejercicio intenso, los aceites y sales de baño que favorecen la circulación sanguínea, como las agujas de enebro o de abeto, ayudan a recuperarse. También se recomienda un baño para quienes sufren tensión y dolor muscular. Un baño de salmuera, con sal marina, es bueno para aliviar problemas musculares y articulares, reumatismo y osteoartritis.

En caso de un resfriado

El efecto del calor en muchos aceites esenciales también ayuda con el resfriado. Las plantas medicinales como el eucalipto, el tomillo o el pino tienen un gran efecto sobre las vías respiratorias. Un baño caliente es muy beneficioso para los resfriados normales, especialmente antes de acostarse, aunque si se tiene fiebre, puede ser contraproducente.

Para los problemas de la piel

El eccema también se puede aliviar con un baño medicinal. Los baños antiinflamatorios, por ejemplo con sal marina o manzanilla, son adecuados para esta función. La piel seca e irritada también se puede calmar con baños de aceite medicinal. Los baños humectantes, que dejan una película de grasa en la superficie de la piel, son particularmente útiles en este caso.

Para relajarse

Para desconectar no siempre debemos recurrir a un baño de burbujas a la luz de las velas. Por ejemplo, si te gusta ver series, puedes mirar algún capítulo si colocas la pantalla de tu tablet fuera del alcance del agua. ¡Un verdadero placer! 

Pero hay que tener cuidado: todos los dispositivos conectados a la electricidad tienen riesgo de muerte. ¡Así que nunca cargues el móvil, la tablet o el lector de libros electrónicos mientras estás en el agua!

Baños de pies y baños de asiento

Un baño completo es particularmente eficaz, pero no siempre es necesario. Incluso un baño de pies con agua caliente o fría (según la necesidad) tiene un efecto relajante. El agua tibia prepara de manera óptima los pies para una pedicura. Y un baño de asiento tibio con manzanilla ayuda, por ejemplo, con la inflamación, y se puede hacer en una bañera normal, en un bidet o con un recipiente de asiento especial. Básicamente, la recomendación es la siguiente: en caso de inflamación y fiebre, es mejor bañarse con agua de fría a tibia.

Y tú ¿cómo te bañas?

Artículo original: duscholux.de


No hay comentarios:

Publicar un comentario