Cómo integrar el baño en el dormitorio

 

Baño en el dormitorio

Cada vez más, las tendencias en decoración apuntan hacia la apertura de espacios y la eliminación de barreras entre habitaciones, incluidos los baños. Es la manera más fácil de ganar metros, luminosidad y comodidad en la vivienda. Si sueñas con tener tu propia suite en casa, ten en cuenta las siguientes recomendaciones.

Consejos para incorporar los cuartos de baño al dormitorio

Para esta reforma, una de las primeras cosas a considerar es el suelo. Si tienes parqué en el dormitorio, es aconsejable que en el aseo te decantes por baldosa hidráulica. Mucho más segura (es antideslizante y antibacterias), no se verá dañada por el agua. Además, es una excelente manera de marcar la separación entre espacios.

Si lo que te preocupa es la humedad por condensación, tranquilo, existe una solución. Si el espacio para el cuarto de baño no puede tener una ventana propia, se puede instalar un extractor. También puedes ventilar simplemente abriendo el separador de ambientes si te has decantado por esta opción. Este es solo uno de los factores que deberás tener en cuenta a la hora de diseñar tu proyecto.

Muros y separaciones

Si en tu dormitorio entra mucha luz directa, ¿por qué no aprovecharla también en el baño? Separa los ambientes con un acristalamiento traslúcido que aporte la privacidad justa para no ser visto y disfruta de la iluminación natural. Dependiendo del espacio del que dispongas, puedes utilizar puertas correderas de cristal, plegables, abatibles... Una idea muy original y que funciona de maravilla es adaptar la estructura de una mampara de baño con un estilo bonito como separador de ambientes.

Baños en el dormitorio
Mampara DUSCHOLUX adaptada como separador de ambientes.

Otra opción es combinar las características del vidrio con las de la pared. Un murete con cerramiento superior acristalado puede ser todo lo que necesitas para diferenciar una estancia de la otra y no perder luz ni intimidad.

Si tu estilo es más clásico, siempre puedes integrar los cuartos de baño en una estancia propia con una puerta corredera tradicional. Perfecta para espacios pequeños, permite aislar o conectar ambas zonas según prefieras.

Independiza el sanitario

Si dispones del espacio suficiente, no lo dudes y coloca el inodoro en un espacio cerrado. Tienes múltiples opciones: desde cubículos sanitarios completos a estructuras separadoras simples. En este caso, una excelente idea es integrar mamparas de baño para crear un espacio propio; sirven para aislar el espacio de forma física, pero no visual. 


Decoración a juego

Apuesta por el mismo tipo de mobiliario y paleta cromática en dormitorio y aseo. Conseguirás unificar y armonizar ambos espacios sin esfuerzo. Puedes mantener el mismo color en paredes y aportar el toque disonante en los lavabos, las griferías o los complementos.

En definitiva, para incorporar correctamente un baño a una habitación, debes establecer un límite físico que ayude a mitigar el sonido y la luz. Si buscas una estancia moderna y en la línea de las tendencias decorativas, un cerramiento de cristal puede ser todo lo que necesitas para conseguir un resultado muy interesante visualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario