Cómo elegir el plato de ducha que mejor se adapta a tu baño

Cómo elegir el plato de ducha

Elegir un plato de ducha te va a costar menos de lo que crees. Hay todo tipo de materiales, cada baño es único, escoger una forma adecuada es imprescindible y no puedes dejar de lado que sea antideslizante. Para que hagas una elección perfecta, presta atención a estos consejos. Te resultarán útiles.

Consejos para escoger el plato ideal

Tienes ante ti una amplia variedad de materiales, formas, colores y otras características. Quizás creas que no te vas a decidir nunca, pero la realidad es bien distinta. Solo hay que prestar atención a una serie de detalles.

Para empezar, ¿cuáles son las dimensiones de tu baño? Tenerlas en cuenta es fundamental. Si bien los platos de ducha están pensados para ahorrar espacio, aún puedes conseguir mejores resultados con una pieza hecha a medida. Esta es ideal cuando tu cuarto no es pequeño. En caso contrario, uno prefabricado cumplirá con su función sin problemas.

En cuanto a los materiales, te interesa uno que sea resistente y que impida que resbales. Los cerámicos, acrílicos y de resina son los que más agarre te ofrecen. Asimismo, también soportan bien los golpes y los efectos del agua. Te ducharás con los pies fijos al suelo. Además, es posible darles la forma que necesites, un añadido que juega a su favor.

El formato que tendrá y el espacio que ocupará son dos factores muy a tener en cuenta. Lo normal es optar por cuadrados o rectángulos, aunque nada te impide una media luna que ocupe una esquina. Incluso podrías nivelar el plato a la altura del suelo para una estética moderna y cuidada que sorprenderá a las visitas. Escoger una buena mampara de ducha hará destacar el conjunto.

Por supuesto, atender al desnivel para el desagüe es importante. Este suele ser del 3 %, lo que implica que el plato que elijas tendrá que cumplir con ese requisito. De lo contrario, el agua podría no evacuarse de la forma adecuada y acabarías por anegar el baño. Así que procura escoger una pieza que no vaya a dar problemas en este sentido.

También puedes optar por un plato metálico. Es un añadido moderno para tu baño y que no desentona para nada. Si crees que este material te hará resbalar, ten en cuenta que se le recubre con una capa de esmalte para evitar caídas y aumentar su valor estético. Estás consiguiendo dos grandes características en una misma pieza. Asimismo, no te costará colocarlo en tu cuarto de baño, ya que es posible darle casi cualquier forma.

En definitiva, ten en cuenta estas indicaciones a la hora de elegir el plato de ducha más acertado. Tendrás que dedicarle tiempo para analizar las diferentes opciones y, de esta forma, poder tomar una decisión ajustada a tus necesidades. Disfrutarás justo del baño que siempre has deseado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario