Cómo hacer jabón en casa

 Cómo hacer jabón casero

El jabón es un producto de higiene que se encuentra presente en todos los hogares, en multitud de formas y formatos, y con aromas al gusto del consumidor. Además de servir a este fin, también podemos darle otros usos (decorativo o como elemento de perfumería), por lo que se convierte en un artículo indispensable.

Existe la posibilidad de hacer nuestro propio jabón en casa, una alternativa muy interesante desde el punto de vista de la sostenibilidad y del empleo de productos naturales. Elaborando tu jabón casero estarás siendo respetuoso con el medio ambiente y, además, tendrás la satisfacción de haber preparado este artículo con tus propios medios.

Qué se necesita para elaborar jabón casero

Una vez que nos hemos decidido a fabricar nuestro jabón artesanal, debemos organizar los pasos a seguir para conseguirlo. Lo primero que vamos a hacer es preparar una lista con todos los materiales que necesitamos para la elaboración. Seguramente en ella habrá cosas que no tengamos a mano y que sea necesario comprar.

Los elementos requeridos para esta actividad se resumen en los siguientes: aceite o grasa vegetal, sosa cáustica y agua. Dependiendo del uso que tengas proyectado para el jabón, también precisarás aceites exfoliantes o esenciales.

En cuanto a los instrumentos para fabricarlo, necesitarás: una báscula para pesar los ingredientes, un par de jarras, una batidora y moldes para verter el resultado final de la mezcla.

Si ya te has hecho con todos estos materiales y utensilios, ahora es recomendable que selecciones algunas prendas como barrera de prevención: unos guantes de goma, ropa de manga larga, unas gafas protectoras... Trabajando con sosa cáustica debemos poner toda nuestra atención y ser muy precavidos. 

Cómo hacer jabón casero

Pasos a seguir

Cuando estemos preparados para empezar, solo nos quedará seguir los pasos de esta lista. ¡Empezamos!

  1. Lo primero es pesar bien cada uno de los ingredientes, de forma que se ajusten a reglas como puede ser el índice de saponificación.
  2. Después, debemos derretir los aceites y, por separado, mezclar la sosa cáustica con el agua. Siempre se añade la sosa al agua, nunca al revés.
  3. Cuando estos dos ingredientes están mezclados, los añadimos a los aceites o grasas derretidas.
  4. Removemos hasta alcanzar la consistencia que estamos buscando. Se dará en el momento en el que podamos trazar una raya sobre la superficie de la mezcla. Si vas a añadir algún tipo de esencias, pigmentos o aromatizantes, esta es la ocasión adecuada.
  5. A continuación, vertemos la mezcla en el molde y dejamos reposar unas 24 horas hasta que endurezca.

Como puedes ver, elaborar jabón en casa no es especialmente difícil. Con los materiales y el procedimiento adecuado, conseguiremos un producto artesanal y con multitud de funciones. Y, por supuesto, siendo respetuosos con el medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario