Grifos de instalación mural como tendencia




Uno de los elementos más utilizados hoy en día en la decoración de espacios de cocina y de baño son los grifos de instalación mural y empotrados. Ya sea en el lavabo como en la ducha, poco a poco han ido ganando mercado y aceptación por parte de los usuarios.

Su concepto sencillo, su facilidad para ser instalados y la gran cantidad de prestaciones y diseños los hacen una opción cada vez más atractiva para muchas personas.

Tipos de grifos de instalación mural


En cuanto a uso, estas piezas suelen tener dos conceptos: el monomando y la estructura en batería. El primero combina la salida del grifo con un dispositivo que, con una única empuñadura, nos permite regular la temperatura en un abanico de más fría a más caliente. El segundo trae ambas en mandos diferenciados.

A nivel de construcción, su naturaleza implica que las tuberías vengan embebidas en el tabique, y puede ser también de dos tipos: el grifo empotrado, del que solamente sobresalen los mandos y el tubo de salida, y la del grifo mural exterior, de instalación bastante más sencilla, que presenta toda su estructura fuera de la pared.

Otra de las modalidades más en boga hoy en día son los grifos termostáticos. Gracias a la presencia de un termostato en su depósito exterior, previo a la salida, consiguen mantener una temperatura constante independientemente de que abras o cierres el mando, o si varías su caudal.



Desmontando los falsos mitos sobre la grifería mural


Es muy común la creencia, totalmente infundada, de que los grifos de tipo mural dan más problemas que los modelos corrientes o tradicionales. Muchas de las grandes marcas del sector producen componentes de gran calidad, y en los que son totalmente exteriores, todos sus elementos están a la vista y son perfectamente accesibles en caso de necesitar algún tipo de reparación.

Otro tópico es que puedan salpicar más o que son más incómodos que los tradicionales, cuando precisamente uno de sus puntos fuertes suele ser que tienes la capacidad de elegir a qué altura lo queremos, ampliando el espacio bajo el chorro y dándonos más margen.

Respecto a las salpicaduras, no hay motivos para creer que sean mayores en un grifo de instalación mural. Es más, algunos modelos disipan el caudal de agua en una franja, generando una especie de catarata y no el clásico chorro cilíndrico, provocando una caída mucho más suave. Esto mejorará tu experiencia en los sanitarios, haciéndola más cómoda y sofisticada.



Tendencias estéticas actuales


Fundamentalmente existen dos corrientes de moda en la grifería actual. Una es la vertiente minimalista, con acabados cromados o mate en piezas con líneas geométricas simples, con volúmenes en prisma o cilíndricos. La otra tendencia es la estética retro, donde los elementos se basan en formas clásicos, pero siempre con un diseño actualizado.