Cromoterapia en el baño

La cromoterapia o terapia del color, es una técnica de la medicina alternativa cada vez más utilizada como complemento en tratamientos dedicados al bienestar y a la relajación. 

La cromoterapia se basa en el principio de que los colores pueden estimular el cuerpo de distintas maneras y así ser capaces de cambiar el estado de ánimo de una persona. Cada color, por lo tanto tendrá una propiedad asociada.

Foto  trendir.com
Rojo: Ayuda a personas que padecen de decaimiento y pasividad, ya que ayuda al estado de ánimo a agilizarse e incrementa la circulación sanguínea, por lo que estimularía el corazón. No se recomienda a personas hipertensas y un abuso de rojo puede causar irritabilidad, nerviosismo e impaciencia.

Verde: Es un color relajante, tranquilo y refrescante. Ayuda a la harmonía y el equilibrio y produce una sensación de alegría y confianza. Por algo se conoce como "verde esperanza". Ayuda a calmar los nervios y no se recomienda a personas con anemia.

Foto decoist.com




Azul: Color también relajante, pero frío y sereno. Aconsejable contra el estrés y el insomnio y ayuda a refrescar y calmar, por ejemplo irritaciones de la piel.


Amarillo: Estimula la actividad cerebral y mejora la concentración. Se aconseja para personas que se sienten decaídas ya que estimula el estado de ánimo. Por el contrario no se recomienda a personas con irritabilidad.



¿Cómo podemos aplicar esta técnica del color en nuestro baño? 


¡Las posibilidades son infinitas! Ahora que conoces los efectos de los colores, solo necesitas escoger la combinación que prefieres, un poco de imaginación y podrás conseguir un baño con cromoterapia.

1. Paredes y baldosas: Si lo que buscas es un gran impacto de color te recomendamos aplicar la cromoterapia a paredes y/o suelos. Por ejemplo, una ducha con baldosas azules seguro que te transmitirá relax y serenidad en el momento de la ducha.

Foto flodeau.com

2. Detalles que marcan la diferencia: Si quieres algo un poco "más sutil" te recomendamos confiar en los elementos decorativos para una cromoterapia más suave en el baño. Jabones, jarrones, toallas, alfombrillas de baño o incluso las plantas pueden transmitir ese efecto deseado.




3. Complementos para la ducha: Existen numerosas marcas que incorporan las luces en la ducha. Dependiendo del estado de ánimo podemos escoger un color u otro.

Foto fvsa.com.ar

4. Luces LED: Las luces led, también son una buena opción si no queremos ceñirnos a un color y tener la posibilidad de ir cambiando. Estas luces se instalan facilmente y producen una luz cálida y de bajo consumo.

Foto blog.styleestate.com