Beneficios de la fangoterapia


  

Si quieres poner en práctica terapias que resulten positivas para tu salud, te vamos a aportar una información interesante acerca de la fangoterapia. A continuación, te explicamos en qué consiste y por qué va a suponer un beneficio para tu salud física y mental. Presta atención. 


¿En qué consiste la fangoterapia?


Como su propio nombre indica, se trata de una terapia basada en la aplicación de fango sobre la piel. A grandes rasgos, se trata de aprovechar las propiedades minerales (como el magnesio, calcio, potasio...), que proporciona cada tipo de barro para el cuidado de la piel.

Estas técnicas saludables ya se utilizaban hace miles de años. Por ejemplo, en el Antiguo Egipto. Pero hoy en día estos métodos han sido recuperados, mejorados y utilizados tanto por parte de la fisioterapia como de la cosmética. Sus formulaciones a base de aceites esenciales, aceites vegetales, algas y extractos de plantas naturales, aumentan las propiedades de las acillas.

Hay distintas las maneras de aplicar el barro sobre tu piel. Entre ellas, destacamos los baños de barro, los masajes o las mascarillas. Si quieres que los efectos se hagan sentir, tendrás que esperar a que el barro se seque, lo que le llevará entre 30 y 45 minutos.

Los beneficios de los baños de barro para el cuidado de la piel



Los minerales que contienen las distintas clases de fangos, como los arcillosos, contribuyen a la relajación, por lo que están muy indicados para quienes padecen trastornos nerviosos, como los propios del estrés, e insomnio. Asimismo, ayudan a destensar determinadas neuralgias.



Si tienes molestias como las que producen las heridas leves, el acné, las llagas o las picaduras, recurrir a las terapias que emplean el barro hará que puedas aprovechar sus efectos bactericidas, purificantes ,antisépticos y antiinflamatorios.

Los barros utilizados en la fangoterapia cuenta con propiedades antiseborreicas y astringentes que limpian los poros y también regula el pH de tu piel. Esto hace que este tipo de tratamientos se utilicen como complemento de otros estéticos para rejuvenecer y tonificar el rostro e, incluso, para mejorar el aspecto de algunas manchas.

Por último, los masajes con barro pueden ser de gran utilidad para combatir la celulitis y descargar las piernas cansadas, ya que remineralizan, exfolian y hacen más fluida la circulación sanguínea.

Fangoterapia en casa


Aunque es un poco más laborioso que en un spa, también podemos hacer nuestro tratamiento de fangoterapia en el cuarto de baño de casa. Con la piel bien limpia, mejor si es tras una buena ducha que abra los poros, aplicamos por zonas los productos adquiridos en establecimientos especializados, evitando las zonas delicadas, como ojos y mucosas. Dejamos secar el tratamiento y posteriormente aclaramos con agua tibia.
 
En definitiva, aprovecha este tratamiento para sentirte mejor por dentro y por fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario